La maravillosa llegada de Rosetta a un cometa

Recientemente la sonda espacial Rosetta envió a su módulo Philae a encontrarse con el cometa 67P/Churiumov-Guerasimenko. La Sonda soltó a su pequeño compañero de viaje a alrededor de 22,5 km. de distancia del cometa, dejándolo continuar solo su viaje hacia ese extraño astro a una velocidad de 3,6 km/h, pudiendo finalmente aterrizar sobre este, y logrando un hito que quedará en la conciencia e historia de la humanidad, el hito de por fin tocar a estos viajeros de paso.

Philae se despide de su nave madre tomando una fotografía

Philae se despide de su nave madre tomando una fotografía

Los cometas nos parecen tan cercanos y tan lejanos a la vez. Desde la antigüedad somos conscientes de su aparición, para distintas culturas han tenido distintos significados y mayoritariamente eran señal de desgracia o mal augurio. Siendo por mucho tiempo astros totalmente extraños y desconocidos para nosotros, ya que surcaban el cielo de manera muy distinta a como lo hacia el resto de estrellas del cielo nocturno, además tenían cola en muchas ocasiones y su aparición era por un breve período, para luego desaparecer del cielo y de la preocupación de quienes presentían que algo malo ocurriría. Todas estas leyendas en torno a ellos duraron por mucho tiempo, hasta que el científico Edmund Halley se percató -gracias a las observaciones- que estos astros volvían periódicamente, y que lo habían estado haciendo a lo largo de los siglos. Él incluso fue más allá y pronosticó que el cometa que actualmente lleva su nombre volvería 76 años después, y así fue, siendo más preciso que cualquier brujo y usando la ciencia de su lado -basado en la obra de Newton que él mismo ayudó a publicar- , acertó con una precisión envidiable. Desde esa época nos han obsesionado estos objetos que nos visitan regularmente con una puntualidad de reloj suizo, y desde que los hemos investigado más, nos hemos dado cuenta de que en realidad no sabíamos tanto de ellos -de ahí lo lejanos que pueden ser para nosotros-. Y es que desde que la Deep Space 1 voló cerca del cometa Borrelly que no nos sentíamos tan emocionados con este tema.

El módulo Philae se aleja de su sonda madre.

El módulo Philae se aleja de su sonda madre.

Incluso el nombre de la Sonda tiene que ver con lo que quizás nos espera, ya que fue nombrada así en honor a la piedra Rosetta (Rosetta Stone), aquella piedra con una inscripción en 3 idiomas que ayudó a los investigadores a descifrar los jeroglíficos de Egipto.

¿Qué grandes secretos nos entregará nuestro amigo Philae?, ¿qué misterios serán develados en 67P/Churiumov-Guerasimenko?. La verdad es que nos entusiasma el poder saber lo que vendrá, y la importancia que tiene este día para la humanidad. El día en que una de nuestras máquinas puso por primera vez un pie sobre un cometa. El día en que conocimos mejor a estos esporádicos visitantes, el día en que quizás sabremos si nuestros océanos son parte también de ellos y ellos de nosotros, el día en que quizás podremos saber que la clave de la vida misma se encuentra en estos pequeños viajeros y quizás la desparraman por todo el Universo tal como una semilla que cae en una tierra fértil lista para generar una nueva copia de sí. Solo resta esperar y emocionarnos ante este maravilloso momento que vivimos.

Fotografía a 3 km. del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko desde Philae

Fotografía a 3 km. del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko desde Philae

Philae se posa en 67P/Churyumov-Gerasimenko

Philae se posa en 67P/Churyumov-Gerasimenko

 

Más información en la Agencia Espacial Europea (ESA).

Comments